18 noviembre 2015

Reseña: Los 7 Magníficos del Espacio (crónica de sesión)

Aviso para navegantes incautos: desde hace tiempo realizo y hasta coordino varias actividades sociales. Una de ellas es el grupo en Facebook Cine Basura Fans, con ídems del programa homónimo y en el nos ponemos películas reprobables a conciencia cada uno en su casa y con el fin de usar el chat para comentar el despropósito y echarse unas risas. Como el original, pero sin famosos y haciendo de metadona entre emisiones. Abundan las de género y el Cine italiano de explotación y los rodajes en Filipinas.
Como en el grupo estaban con lo de currarse reseñas, me he puesto a ello aquí al tener más prestaciones que en la mentada red social, links, fotos en medio del texto y el jugar en casa. Tampoco es raro que hiciese reseñas en este blog, aunque no será habitual, no se asusten.


Por clamor popular nos cascamos Los 7 Magníficos del Espacio, perpetrada por el contubernio de Roger Corman, sobre la que se puede ofrecer más datos y curiosidades, pero Google es su amigo. Al fin y al cabo, esto son crónicas de eventos.

¿Qué se puede decir de la peli? Deja algo frío. Creo que nuestros compañeros al grupo votaron a la propuesta de la peli, a la pose del cartel y algún nombre que les sonaba, pero sigue siendo como hace 15 años cuando la vi (y durante este tiempo he procurado evitarla): caradura explotación insípida para tomar un poco el pelo en puntos de exhibición, los cines de verano y luego videoclubs. Llega a ser entrañable, tiene su ritmo y nada mal diseño de producción, encantador lo de sus diseños de ciencia ficción sententera-primochentera, pero no fallos atroces, no se pasa con el ridículo ni da para risas, que esa es la idea de todo esto Digamos que es un cinco pelado, sin alma, solo juntar cosas que molaban (entonces) con un apreciable esfuerzo (al nivel de Corman, es una superproducción y técnicamente bien), pero aburre. Igual no la han visto, la gente lee estas cosas para chanantes sipnosis. Les advierto que es más divertido esto que verla, como tantas veces. Voy...


Los pringados del planeta Akir, tienen una civilización pacifista donde los hombres pueden llevar ropas con vuelo y todas sus mujeres se parecen un poco a Lina Morgan. Por razones que no descubrimos, o explican mal, un malo maloso, de mediana edad y doblaje meritorio pero desganado (a juego de todo lo demás) les dice que se rindan en breve plazo o los destruirá a todos con su convertidor estelar. Desconocemos en que los convertirá, pero creemos que en recambios, porque se pone partes del cuerpo de otros, recicla a sus enemigos el tío.

Un joven ramplón, más feo que Luke, pero vestido igual de viril y con una peca enorme que es imposible no mirar (aunque peca no es si tiene forma de continente y volumen 3D, nos hincharemos de examinarla en metraje), es el elegido para trincar la nave de combate que tienen arrumbiada por allí a buscar mercenarios que les defiendan del malo, Sarnor o algo así que se llama, que dio mucho que hablar por su maquillaje tipo David-Bowie-era-glam, mal no hace, que se te olvidan las caras. Menos mal que al chat tenemos ocurrencias que compartir aquí y que la mayor parte de los que salen van disfrazados malamente.

En el espacio futuro ya sabemos que no hay Internet donde colgar los planos de la Estrella de la Muerte, ni los mercenarios salen en Infojobs, así que toca periplo en el que topa con un lugar lleno de robots que son señores con mono haciendo el break dance igual que el robot de Chema el de Barrio Sésamo, pero peor, donde el líder del lugar, postrado en una maquina de soporte vital (como metido en un Mr Potato) quiere retenerle para que se aparee con su hija y llene el lugar de vida (sus palabras, no las mías). Consigue escapar en unas escenas de tensión notorias... por la ausencia de la misma, y recluta a la chati. No es fea, pero apenas hace nada en la peli, no enseña cacha y debe cambiar de peluquero. Demonios, todos deben cambiar de peluquero en esta peli. La hija esta se le percha porque está aburrida y eso del sexo no quiere quedarse sin descubrirlo, nos hace saber. Las motivaciones de los personajes es algo oscuro en todo su metraje, pero que esta quiere un meneo, está claro sin que lo diga por activa, pasiva y hasta a otros personajes, que eso hace.


Hay que reseñar que la nave tiene su inteligencia artificial y detesta el pacifismo cual macarra, teniendo disputas y reproches con el prota de la cosa rara en la cara. Matrimoniadas es una forma de describir esto. El resto de mercenarios es encontrado igual de casualidad. Rescatan al que haría luego de Anibal Smith en El Equipo A (esto está plagado de estrellas televisivas baratas y secundarios), que es alienígena técnicamente al ser de la Tierra, fuma, bebe y se liga a una señora mayor, es el más sano de todos y el personaje más memorable de la peli por su cinturón que prepara güisqui con soda e ir vestido de vaquero, ya que le gustan mucho las pelis del Oeste y así pasa entretenido sus viajes llevando carga. Camionero del espacio y friki cosplayer.

Su reverso tenebroso es el terrible mercenario maloso de la zona del espacio donde está ese tipo de gente que iba a buscar el prota, solo que han exterminado a todos los demás y él está alma en pena en un bareto espacial que cría telarañas con su botín. Aburrio y pensando en grandes enfrentamientos y glorias del pasado igual que cuando a mi me cortan internés. Es rico y no le pueden ofrecer nada para alistarse, pero se ofrece a cambio de comida y un refugio (?). Tiene todo el rato cara de maloso, viste oscuro y no quieren que le cubran y está obsesionado con vigilar la retaguardia, lo que dio que hablar en la sesión de visionado, cómo no.


Por el camino se apunta una valquiria de pechos enormes y que pilota acostá con la cámara puesta para resaltar estos, porque le gusta luchar y ya está, un reptiliano de careta de cartón no se come a la rubia virgen porque le tiene manía al malo y se alista también de gratis. Va con dos enanos mudos que creo que no computan pa sumar los 7. También se encuentran con unos señores de túnica blanco total neutrex con gorro de ducha a juego que no son estatuas vivientes que piden limosna porque tienen un ojo azul pintado en la frente. Estos es porque se aburren, y son tan turbios como que son clones pero no se parecen entre sí. Van 4+1 de recambio (sí, lo dicen así).
Ninguno de estos personajes tiene carisma al nivel (o no-nivel) de los otros, que no es pedir mucho, pero la valquiria tiene pechotes (creemos que trucados) y complacidos no preguntamos que hace una valquiria en el espacio pilotando acostá que no llega a ver lo controles de reojo, tal como se ve en la peli. Están los enanos, los clones del chino y un vaquero del espacio que es un triste cosplayer, así que como tiene TETAS no preguntamos.


Reunido tan anticarismático plantel, donde parece que han ido perdiendo ganas de diseñar los PJ porque esto es una partida de verano que juegas sumando a tu hermano pequeño al llegan parte de los jugadores a mitad de partida (en Star Wars Joc todo enano sería jawa y los clones ewoks), nos sumergimos en la acción (es un decir) olvidándonos de los misterios de por qué se vende todo el mundo tan barato para morir, por qué no le da el de la peca a la rubia lo que quiere o por qué este no quiere fichar para el equipo a la Valquiria, que luego la tratan como una más cuando le habían dicho que no. Sospechamos que le gusta más el notas de las retaguardias con cara de estreñido, pero toca enfrentarse a los malos. 

La técnica es aporrear botones de teclado con ira como cuando no carga el Spectrum tras dos bocatas de nocilla, luego enfocas el rayo del bueno, el rayo del malo, y pasadita de la nave. Intercalas un plano de la nave buena o mala antes de la pasadita o después, a veces alguna explota y ya tienes el patrón de toda la acción. No tienes la experiencia de la confrontación, es como sexo por messenger y tiene la tensa acción de una final de Magic televisada.

Los diseños y sus FX no dan risa aunque huelen a añejo, pero la narrativa es tan comprensible en un combate como las de Michael Bay pero 50 veces más barato, dicho esto sin exagerar. Muere gente aleatoriamente (de los buenos y de los malos) y alguno se suicida porque es glorioso eso. El guión nos había dejado perlas para comprender algunas cosas importantes, como que los brazos reciclados de los clones pueden ser poseidos o que no se pincha Anibal a la madurita vestida como Blanche DeVero la de Las Chicas de Oro. Sin embargo no sabemos por qué el malo quiere el planeta y no lo toma de primeras, ni por qué se pinta así, ni por qué va con un torturador melenudo que es un dentista que baila raro como un pingüino.

Puedo pasar sin saber todo esto, pero cuando la parte de pelea espacial es lo más aburrido de la peli es que algo falla. El desembarco en el planeta no mejora mucho y hay rayitos por todo lados y parece que nadie ha jugado siquiera al Call of Duty para saber lo que es cubrirse (aunque es la época del Tanks de Atari 2600, pero incluso ahí había coberturas). No sé como no se matan entre sí. Mueren los enanos (creo) pero nos da igual. Nos da igual que muera todo el mundo menos el prota y la rubia (aunque yo aún pienso en la valquiria por las noches)... se supone que ya entonces se van a aparear y fin. Posiblemente sobrevive alguno más pero con que acabe la peli nos conformamos. Nos deja muy fríos su epopeya espacial, ya que no nos importan los buenos y terminamos odiando más al peluquero del reparto que a los malos.

En fin, la peli está bien teniendo doce años en una sesión matinal del cine parroquial con risitas por eso de hablar de aparearse. Es mediocre y solo cumple para eso, ni es horrenda con humor involuntario ni buena que llegue a entretener. No sirve mucho para un Cinebasura y creo que verla con degenerados festivos ha hecho que le suba la nota a mediocridad olvidable. Si sirvió para que Corman hiciera pasta, que nunca perdía, y tuvo el ojo de ver que pelis del espacio con héroes y gente rara funcionaban entonces y la coló, como hacía siempre. Roger Corman era un tipo con muy buen pulso dirigiendo, pero mejor ojo para explotar lo melodramático, el drama social y hasta películas con salmones mutantes humanoides violadores (esa es un clásico con estrella crepuscular y todo). Así que se dedicó a hacer pasta en vez de ser artie (ahora se dice hipster) y descubrir a talentos como el calvo del hacha en El Resplandior y ese que que se arruina tardando mucho en rodar, pero que dice Corman que le enseñó a rodar rápido y barato aunque no le de la gana hacerlo, así como que ya le avisó de no irse a rodar a Filipinas en época del monzón.

La verdad es que Corman merece un monumento y los que toméis sus producciones como basura ver esta película en sesión triple con Madriz Dayz y la de chuntu (aquello fue de trauma) sentados cómodamente como el prota de La Naranja Mecánica. Pero votáis pelis y luego no venís a las sesiones porque sois unos posers, que lo sé yo. El tipo de gente que se baja una tarrina de Princo de la serie de He Man para decir que son frikis y luego no la ven. Esta peli es DEMASIADO buena para nuestras sesiones. La prueba está en que aún no ha hecho Manuel camiseta ni nadie del grupo un mísero meme tampoco. 

Ea, ya está... por fin.
Publicar un comentario en la entrada